Tinta de húmedo fuego

Anocheció.
Entre los edificios al cielo miro,
mientras inspirado cantando camino.

Tomo el enorme pincel,
lo empapo de tinta,
y lo agito hacia arriba.

Contrastan las de colores gotas
al chocar contra el empíreo negro.
Con el impacto cada una en diez más se transforma.
Y la noche queda refulgente,
salpicada de tinta de húmedo fuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *