Poliantea

SIEMPRE ME REPROBARÁ
ESTE OBCECADO MUNDO
QUE NUNCA COMPRENDERÁ
EL CONTENTO ROTUNDO
QUE VOSOTROS ME BRINDÁIS,
NÚMENES GEMEBUNDOS.

Frühlingsnacht, S. 568/R. 256: Überm Garten durch die Lüfte, Robert Schumann, Franz Liszt.

Gemebundo: Que gime profundamente.
Numen: Musa.
Obcecado: Cegado, deslumbrado.
Poliantea: Del griego πολυανθής, polyanthḗs, «de muchas flores».

Mujeres desnudas en un jardín sombreado, Eliza Joinville.

Noches blancas

Fiódor Mijáilovich Dostoievski nació hace 200 años, el 11 de noviembre de 1821, pero no fue sino hasta antier, 9 de noviembre de 2021, que leí un libro suyo, «Noches blancas». Leerlo me hizo sentir nuevamente que la magia existe en el mundo, aunque sea trágica, porque, de alguna manera, lo que acaba de suceder en mi vida, fue precisamente lo que dijo el libro.

Al terminar de leerlo no pude evitar derramar unas lágrimas, pues me di cuenta de que yo soy el soñador, atrapado por siempre en la última página de este libro.

¡Dios mío! ¡Todo un minuto de felicidad! ¿Acaso es poco para toda una vida humana?

Noches blancas, Fiódor Mijáilovich Dostoievski.
Dibujé esto 3 meses atrás, pero predijo el futuro, y perfectamente podría ilustrar este cuento.

Un viernes en Lovaina

29 de octubre de 2021

Madrugada lovaniense, fuego en mi mente

¡Despertad! Estáis cansado, pero no importa, suena una ruidosa alarma en el pasillo. Son las 3 de la mañana, pero no estáis soñando, esto no es una alucinación etílica. Caminad raudo y descalzo hasta la puerta, observad a esos chavos fotografiándose bailando al ritmo de la alarma.

—¡Poneos vuestros zapatos y corred para afuera del edificio! ¡Es la alarma de incendios!

No estáis soñando, esto no es una alucinación etílica.

Sigue leyendo Un viernes en Lovaina

El pollero pícaro 1

El negocio del pollo

5 de la madrugada, te despierta el canto del gallo, el canto electrónico que suena cada mañana para sacarte del maravilloso mundo de los sueños y traerte de vuelta a este, el mundo del trabajo, el de sentir cansancio por horas, para después divertirse por unas pocas más, y luego caer rendido en la cama, hasta que cante de nuevo el gallito digital, y se repita el ciclo.

Por tu boca se desliza tu desayuno, tan velozmente que no logras saborearlo, sabes que si no te apuras no llegarás a tiempo a la central de abastos de la ciudad, los otros polleros acapararán la mejor mercancía y quedarán solo los pollos de abajo, los aplastados, los feos, los difíciles de vender.

Sigue leyendo El pollero pícaro 1

Amante de los libros, dime

¿CUÁLES SON ESOS LIBROS DEMODÉS
QUE TE GUSTA LEER Y ESTUDIAR TANTO?
PUES MUCHO QUIERO PREGUNTARLES ALGO:
¿QUÉ SE SIENTE POR TI LEÍDO SER?

¿QUÉ TAN ESPLÉNDIDO ES DE PRONTO SER
ELEGIDO Y COGIDO POR TUS MANOS,
POR TUS MUY SENSUALES DEDOS POPADO,
ET POR TUS OJOS VISTO, EN DOQUIER?

LÍNEA A LÍNEA, LETRA POR LETRA
¡OH QUE OSADÍA! ¡EXTÁTICA EUFORIA!
¿CÓMO SOBREVIVIR A TAL REQUIEBRO?

¿CÓMO ES QUE EN TUS MANOS TIBIAS Y TIERNAS,
EN PLENA LECTURA —¡VERA VICTORIA!—,
DE CHOZ NO ARDEN LOS LIBROS CONTENTOS?

El ideal del renacimiento y el contemporáneo

El ideal del renacimiento era ser polímata, aprender del mundo en todos sus aspectos, y disfrutarlo de la misma manera: hacer música, hacer poesía, hacer matemáticas, hacer filosofía, todo durante la misma vida ¿Acaso el ideal contemporáneo de tener dinero, de ser financieramente independiente, de beber alcohol, de tener un trabajo monótono, de perder el tiempo haciendo tonterías porque uno no tiene nada de energía ya car el trabajo o los estudios —que uno hace solo para poder tener después trabajo y dinero— se la han robado toda,,, es mejor? ¡¿Crees que estamos mejor ahora?!