Bar Imaginario

Epístola enviada a Vanessa el 8 de julio de 2010, presentada aquí tal como fue escrita originalmente.

Vanessa:

El día ha sido un simple día. Ayer dos o más personas me reclamaban simultáneamente mi inmadurez, mi tonta concepción de la vida, mi insistencia en no querer estar solitario. Aparentemente ellos «aprendieron» a apreciar la vida que tienen, se liberaron y estuvieron felices con su vida; tuvieran novias o no, tuvieran amigos o no, tuvieran familia o no.

Sigue leyendo Bar Imaginario